Teniendo en cuenta los fines de la educación (Ley General de Educación y Decreto 1860 de 1994 Artículo 5), hemos definido los siguientes principios institucionales:

  1. El fortalecimiento de la autoestima: Es uno de los aspectos más importantes máxime, si se tiene en cuenta que es en infancia y juventud cuando se forman la confianza en sí mismo y las bases de la personalidad, lo cual permite promover la iniciativa, la seguridad y la creatividad.
  2. La construcción de autonomía: Se evidencia como forma básica de desarrollo, que permite al niño tomar decisiones con sentido crítico, a partir del intercambio de puntos de vista, para construir así sus propios valores respetando los valores de los demás, buscando soluciones a los problemas mediatos e inmediatos y estableciendo normas colectivas.
  3. El espíritu investigativo: Promueve la búsqueda de los por qué y los cómo de las cosas, orienta al niño en la descripción, la comparación, la comprensión, el diálogo, la puesta en común para la construcción de conocimiento.
  4. La búsqueda de identidad cultural: Este principio busca rescatar los valores culturales propios que se traducen en el aprecio y en el respeto por las costumbres, tradiciones y creencias del grupo social donde se desenvuelven los niños.
  5. El fortalecimiento del concepto de persona: Se concibe al niño como un ser dinámico, con iniciativa, creativo, crítico, reflexivo y social, capaz de asumir su rol protagónico dentro de la comunidad.
  6. La institución como generadora de procesos y transformaciones: Pretende incidir en todos los aspectos de la vida de los miembros de la comunidad (sociales, políticos, económicos, científicos y tecnológicos) con el fin de mejorar la calidad de vida.
  7. El rescate de valores de convivencia y ciudadanía:  Se asumen como elementos primordiales para la convivencia humana.
  8. La participación democrática: Se fundamenta en el trabajo colectivo a través de la vinculación de los padres y de otros agentes educativos de la comunidad, asumiendo responsabilidades en la formación de los niños.
  9. El equilibrio del niño con la sociedad y la naturaleza: Se concibe al niño como un ser social dentro de un contexto y por ello se busca que establezca relaciones armónicas consigo mismo y con el entorno.