Optamos por difundir nuestro accionar fundamentados en dos valores centrales a saber:

EL RESPETO: Entendemos el respeto, en el plano de las relaciones entre los miembros de la comunidad, como un valor que nos faculta para:

  • reconocer, apreciar y valorar las cualidades y derechos de los demás seres humanos. También el respeto por toda manifestación de vida natural.
  • El respeto, desde la acción institucional nos conduce al reconocimiento de:
  • la espontaneidad del educando, permitiéndole llevar a término cualquier manifestación que tenga un fin útil.
  • El desarrollo gradual y particular del niño, promoviendo la libertad para que cada quien desarrolle actividades complementarias al ritmo e interés deseado.

LA SOLIDARIDAD: Entendemos la solidaridad, en el plano de las relaciones entre los miembros de la comunidad, como un valor que nos conduce a unirnos, compartiendo sus intereses y necesidades, lo cual implica:

  • afecto a nuestros semejantes: fidelidad del amigo, comprensión del maltratado, apoyo al desvalido.
  • La solidaridad, desde la acción institucional nos conduce a brindar apoyo:
  • Al niño con capacidades diferenciadas, aceptando y construyendo desde su condición particular.
  • Compartir las dificultades del entorno familiar del estudiante, brindando apoyo sin reserva alguna.